AUTOBRONCEADOR

El nuevo tratamiento autobronceador en 45 minutos, el más rápido en cabina. 

Los autobronceadores son cada vez más demandados y no digamos este año, en que parece que el sol y el buen tiempo se resisten a hacer presencia. BronzedSkin es el último tratamiento que con este fin, acaba de incorporar Twentynails (Retiro + Acacias, ambos centros en Madrid) a su carta de servicios de belleza, con exfoliación corporal incluida que utiliza ácidos glicólico y cítrico. Su duración en cabina es de 45 minutos y su precio: 45€.

La mejor solución para no vernos tan pálidas, ahora que llega el buen tiempo y hemos de deshacernos de tanta ropa por el calor, es recurrir a los autobronceadores que copan el mercado estos meses, cosméticos muy útiles que en pocas horas nos proporcionarán el bronceado que tanto deseamos. Otros directamente podemos probarlos en cabina, como es el caso de BronzedSkin, un tratamiento exfoliante en un primer paso, que culmina con un masaje corporal que extiende el autobronceador por todas las zonas, incluidas aquellas más recónditas a las que no llegamos si nos lo aplicamos nosotras mismas. Entre sus muchas ventajas, la de tener un bronceado rápido y seguro sin horas y horas de exposición solar, con todo lo malo que ello tiene, empezando por el envejecimiento prematuro de la piel.

  

Imagen de campaña de St. Tropez Tan

Autobronceadores, más pros que contras

Más allá de la rapidez en conseguir nuestro moreno deseado y evitar los efectos dañinos del sol, existen otros beneficios como el de ocultar estrías, pliegues o celulitis en un momento dado, para una boda, una fiesta o similar. También ayuda a reforzar y prolongar el tono ya adquirido, así como el de poder elegir aquel que más se acerque a lo que buscamos. Recomendamos eso sí, elegir productos o tratamientos que incluyan máxima hidratación y factor de protección solar. Entre sus contras, el poder alergénico de algunos de ellos.

BronzedSkin, paso a paso

Paso 1. Primero se exfolia todo el cuerpo con ácido glicólico y ácido cítrico, que revitaliza la piel al prepararla para recibir los principios activos que se aplicarán después. Este proceso, lo que consigue es acelerar la regeneración celular y aumentar la producción de elastina y colágeno, uniformizando el tono cutáneo. Se masajea durante siete minutos y se retira todo con toallitas húmedas.

Paso 2. Se aplica el autobronceador en formato espuma, masajeando al tiempo todo el cuerpo con un guante especial y centrándose igualmente en las zonas más difíciles de llegar. Según el tiempo que luego tardemos en ducharnos, también será nuestro bronceado, variando el tono de piel final si lo hacemos pasada 1 hora (más ligero), 2 horas (medio) o más de 3 horas, con un bronceado acorde a la temporada estival.